Celebrando la salud y el bienestar de los empleados todos los días

Amy HittingerAdministradora del Programa de Condición Física

“No tengo tiempo” es el pretexto más común para no hacer ejercicio. Lo he escuchado a lo largo de mi carrera, pero ¿cual es el motivo verdadero? Para muchas personas, es su trabajo, las obligaciones familiares y el estilo de vida frenético que esto conlleva algunas veces. Pero creo que tu salud debe ser importante para ti y encontrar el tiempo es esencial para tu bienestar general.

Como administradora del programa de condición física en Herbalife Nutrition, tengo el privilegio de trabajar estrechamente con nuestros empleados en una variedad de programas que apoyan sus objetivos de salud y bienestar. Busco constantemente oportunidades que alienten a los empleados a ser físicamente activos y llevar una vida saludable.

¿Por qué es importante invertir en el bienestar de los empleados?

Como una compañía global de nutrición, nos esforzamos por garantizar que todos y cada uno de los empleados tengan acceso a nuestros productos y espacio para hacer ejercicio, independientemente de su horario y objetivos de estado físico.

Además de tener gimnasios en nuestras oficinas, ofrecemos clases de yoga, HIIT (high-intensity interval training) (entrenamiento a intervalos de alta intensidad), entrenamientos centrados en el núcleo, cursos para aprender a estirarse adecuadamente, desafíos de acondicionamiento físico, entre muchos otros.. Tratamos de ofrecer oportunidades para quienes buscan llevar un estilo de vida más saludable y feliz.

Los empleados que incluyen actividad física regular en su rutina tienden a sentirse menos estresado, y por lo tanto están más relajados y energizados. Para la compañía, creemos que los empleados más sanos son más felices y más productivos tanto en el trabajo como en el hogar.

Esta inversión en el bienestar de los empleados es un reflejo de la cultura de nuestra empresa: nos preocupamos por usted, no solo como empleados, sino como personas. Creo que es esta conexión humana la que hace que esta compañía sea tan especial.

Fomentando la condición física y el crecimiento personal

La condición física es una parte importante de quién es una persona, pero ¿para qué estaban haciendo ejercicio los empleados? ¿Qué significaron los resultados para ellos?

Es por eso he creado el programa GROW (Get Recognized at Work) (recibe reconocimiento en el trabajo). Quería que los empleados no solo fueran reconocidos por lo que hacen en el gimnasio o la cantidad de visitas por mes, sino también por lo que hacen fuera del trabajo, lo que nos permitió conocer mejor a nuestros compañeros de trabajo.

Una de mis historias favoritas de nuestros miembros de GROW es la de Jaime Plascencia, quien trabaja como Gerente de Proyecto en el equipo de Planificación de la Cadena de Suministro. Hace un par de meses, se sometió a una evaluación de condición física y descubrió que llevaba el peso de dos personas promedio con su altura.

Jaime Plascencia miembro del programa GROW

Decidió comprometerse con un programa de acondicionamiento físico y cambiar sus hábitos alimenticios. A partir de abril de 2019, Jaime ha bajado 21 libras y quiere alcanzar la meta de 50 libras antes de fin de año. Él dice que uno de los resultados más gratificantes de su camino a la salud, además de sentirse más enérgico, ha sido el vínculo con sus compañeros de trabajo. Ellos le proporcionan apoyo y motivación, además, lo alientan a no perderse ningún entrenamiento.

Historias como las de Jaime me inspiran y me motivan porque él es un ejemplo de cómo ser más activo y saludable puede transformar la vida de alguien. Y me tranquiliza en mi propósito de hacer que sea más fácil para nuestros empleados y ejercitarse encontrar un equilibrio entre la vida laboral y personal.

Ejercítate ya

Si estás buscando cambiar las cosas, o volver al buen camino y comenzar a entrenar nuevamente, este es mi consejo: comienza de a poco para mantenerte fuerte.

Piensa en este trayecto como si estuvieras construyendo una casa: tienes que construir los cimientos antes de que puedas poner el techo. Esto toma tiempo y no sucede de la noche a la mañana. Escucha a tu cuerpo y conoce tus limitaciones. ¡Se paciente pero constante y supera las dificultades!