Diez consejos para evitar ganar peso en la universidad

Comenzar la universidad es una de las experiencias más emocionantes: la independencia, los nuevos amigos y el aprendizaje de entrar en contacto con otros. Sin embargo, también significa enfrentar varios ajustes de horarios y rutinas, lo que puede cobrar factura en la salud y peso de los estudiantes.

La investigación muestra que el promedio de aumento de peso durante el primer año lejos de casa no siempre es el mayor, pero sí oscila entre las 2 y 9 libras; aún así, es importante para los estudiantes que encuentren formas de mantenerse activos, de reducir el estrés y de mantener un plan de alimentación saludable.

Cómo mantenerte activo y saludable en la universidad

Sin importar si es en el dormitorio o entre clases, a continuación te presentamos algunos consejos para ayudarte a incluir actividad física en tu rutina diaria y a comer saludable:

1. Camina a las clases

Caminar te puede ayudar a quemar calorías, mejorar el tono muscular y reducir el estrés. Usar un podómetro simple que se sujete a tu banda de la cintura es una muy buena forma de monitorear tu caminata diaria. Una meta saludable que podrías intentar es alcanzar 10,000 pasos por día.

2. Utiliza las escaleras del campus

Subir escaleras es maravilloso para mejorar tu nivel de acondicionamiento físico cardiovascular; además, trabajas los músculos de la espalda, las piernas y los glúteos.  Si no puedes encontrar un buen conjunto de escaleras, cámbialo por hacer steps. Ponte la meta de hacer el equivalente a 50 escalones por día.

3. Encuentra promociones para hacer ejercicio

Muchas universidades tienen ligas de deportes recreativos y ofrecen descuentos en membresías de gimnasios o clases grupales. Asimismo, busca en línea un programa que te permita probar diferentes clases de acondicionamiento físico con descuento.

4. Aprende nuevos movimientos

Realiza ejercicios de resistencia con peso, como sentadillas simples, estocadas y lagartijas en tu dormitorio o en el lugar en el que vivas. Cuando estés listo puedes avanzar y empezar a usar pesas. Si sabes como hacer los ejercicios básicos, puedes realizarlos en cualquier momento libre que tengas para maximizar tu tiempo y adquirir más fuerza con ejercicios sencillos.

Para comenzar, intenta esta rutina de ejercicios de fuerza sin equipos para la parte superior del cuerpo:

5. Consume los refrigerios apropiados

Las frutas enteras, las barras de proteína, el queso en tiras o en palitos y los yogures individuales son fáciles de llevar y pueden ser un salvavidas cuando tienes hambre y la comida rápida o las máquinas dispensadoras te están llamando. Evita las calorías vacías y opta por alimentos altamente nutritivos, que son esenciales cuando estás estresado o ocupado.

6. No te saltes comidas

Cuando estás súper ocupado es difícil sacar el tiempo para ir a comprar alimentos y prepararlos.  Sin embargo, las comidas nutritivas te aportarán la energía mental que necesitas para desempeñarte bien en las clases.  Además, esperar a que te sientas demasiado hambriento, con frecuencia te lleva a comer en exceso. Cuando te sientas presionado por tus compromisos, agita tu batido de proteínapara una rápida nutrición para llevar.

7. Cuida las calorías de las bebidas

Las bebidas alcohólicas contienen un alto índice de calorías; sin embargo,  también puedes consumir muchas calorías en refrescos o bebidas frutales. En cambio, ponte la meta de consumir de 8 a 10 vasos de agua o té simple al día, sobre todo si lo tomas caliente o si te estás ejercitando.

8. Cuídate de comer por estrés

El estrés de arreglar tu vida tú mismo te puede llevar a acudir a la comida para consolarte. Si te descubres a ti mismo comiendo por estrés en lugar de hambre, cámbialo por una llamada a un familiar o un amigo o sal a dar un paseo.

9. Evita las dietas de moda

¡Mantente atento a esas dietas modernas que prometen resultados inmediatos de perdida de peso! Estas pueden privarte de nutrientes esenciales o limitar tu ingesta de alimentos de formas que no son para nada saludables. Ponte el objetivo de lograr un estilo de vida saludable sostenible en todos los aspectos: uno que involucre una nutrición balanceada y ejercicio regular.

10. Encuentra un compañero de ejercicios.

El acondicionamiento físico es un pretexto maravilloso para hacer nuevos amigos. Sin importar si es un compañero de clase, compañero de casa o alguien que tenga horarios similares a los tuyos, es más factible que te apegues a la rutina de ejercicios si tienes un compañero con quien ejercitarte. Además, tener a un amigo a tu lado aumentará tu motivación.

Samantha Clayton, OLY, ISSA-CPT – Vicepresidenta de Rendimiento Deportivo y Educación Física Mundial

Samantha ClaytonOLY, ISSA-CPT – Vicepresidenta de Rendimiento Deportivo y Educación Física Mundial

Samantha Clayton representó a Gran Bretaña en los Juegos Olímpicos de Sydney 2000 en la carrera de relevos de 200m y de 4x100m. Es entrenadora personal certificada con certificaciones de especialización en mantenimiento físico grupal, programación de condición física para jóvenes, condición física para adultos mayores y acondicionamiento atlético. Es la responsable directa de las actividades en relación con el ejercicio y educación sobre condición física para los distribuidores independientes y empleados de Herbalife Nutrition.