Salud cerebral para todos: la historia detrás de MemoryArmor - Yo Soy Herbalife Nutrition

Salud cerebral para todos: la historia detrás de MemoryArmor

Lisa ThomasDirectora Sénior de Marketing de Productos y Comunicaciones de Norteamérica

¿Recuerdas cuando la salud cerebral solía estar relacionada principalmente con los adultos mayores? Pues ya no es así: La generación Z y los millenials empiezan a considerar que nunca es demasiado temprano para empezar a cuidar su salud.

Las generaciones más jóvenes están cada vez más involucradas en cuidados preventivos y prácticas de bienestar –tales como el cuidado de la piel y la meditación– para mejorar la salud cardiovascular y cerebral. Todos queremos dar lo mejor de nosotros mismos, y mantener una mente saludable es fundamental, sin importar la edad.

Ya sea para aprovechar al máximo tu adultez o para crear el hábito de cuidar tu cerebro desde una edad temprana, es esencial mantenerte saludable a medida que envejeces. Los consumidores quieren tomar decisiones informadas al momento de elegir suplementos para la salud cerebral, los cuales deben estar respaldados por evidencia científica sobre sus beneficios.

Es muy importante para nosotros cumplir con las necesidades específicas de los consumidores, por lo que estamos muy emocionados de lanzar al mercado nuestro más reciente producto en la categoría de salud cerebral: MemoryArmor.

MemoryArmor imagen

Presentamos MemoryArmor: un impulso para tu cerebro

MemoryArmor es un suplemento para la salud cerebral que favorece la memoria a corto plazo y la resiliencia cognitiva a medida que envejeces. Elaborado con bacopa, una planta que se ha usado en la medicina ayurvédica tradicional de la India por siglos para mejorar la atención, el aprendizaje y la memoria funcional a corto plazo.*

Nos entusiasma presentar este producto, ya que:

Un vistazo al proceso de desarrollo del producto

Como líder mundial en nutrición, ofrecemos diferentes opciones a nuestros consumidores para satisfacer una variedad de necesidades nutricionales diarias. Notamos que la salud cerebral era un área de oportunidad para seguir ayudando a las personas a alcanzar sus metas personales de salud y bienestar, así que nos embarcamos en el desarrollo de MemoryArmor.

El proceso de desarrollo comprende los siguientes pasos:

Escuchar las necesidades de los distribuidores.

Nadie conoce mejor a nuestros clientes que nuestros propios Distribuidores Independientes: las relaciones cercanas que establecen con ellosles da una perspectiva del tipo de soluciones nutricionales que están buscando. Nuestros Distribuidores nos comparten el interés cada vez mayor de los clientes sobre la salud cerebral y eso fue lo que nos motivó a iniciar el proceso.

Seleccionamos los mejores ingredientes.

Pasamos un largo tiempo haciendo investigaciones y asistiendo a eventos comerciales para buscar el ingrediente que fuera la clave del nuevo producto que teníamos en mente. Nuestros equipos de investigación y ciencia de los productos analizaron diferentes ingredientes y se reunieron con varios proveedores hasta que decidieron usar la bacopa, una planta con una sólida investigación científica que sustenta los beneficios que queremos ofrecer.

Consultamos a nuestros médicos y expertos en nutrición.

Trabajamos con nuestros consejos consultores en áreas como nutrición general, acondicionamiento físico nutrición deportiva. Estos no solo capacitan a los Distribuidores Independientes, sino que también contribuyen al desarrollo de nuevos productos. Expertos como el Dr. Gary Small y el Dr. Luigi Gratton comparten sus conocimientos sobre suplementos para la salud cerebral, y además, comprenden nuestra estrategia de productos y necesidades de los Distribuidores. La conexión que nuestros expertos tienen con los Distribuidores es esencial para lanzar nuevos productos, sobre todo suplementos.

Nos tomamos el tiempo de proponer ideas y analizar el diseño del producto.

Una vez que seleccionamos los ingredientes, nuestros equipos de investigación y desarrollo (I+D) y ciencia de los productos analizaron cuál sería la mejor presentación del producto: cápsula, píldora o polvo. Los criterios sensoriales fueron un elemento importante de nuestra decisión: ¿Los ingredientes tienen buen sabor? ¿Su presentación debe ser en cápsulas o tabletas? ¿Es tan grande que no se puede tragar? ¿Permaneció algún sabor en la boca? Siempre tomamos en cuenta estos detalles al momento de pensar en los clientes y sus expectativas de calidad.

Supervisamos la fabricación del producto y los rigurosos procesos de evaluación.

Nuestro producto es un suplemento dietético, por lo que sus normas regulatorias son mucho más estrictas que las alimentarias. Verificamos la pureza de los ingredientes, el valor nutricional, sabor y más. Además, nos aseguramos de que la etiqueta del producto sea adecuada y que los consumidores reciban exactamente lo que leen en la etiqueta. Las afirmaciones deben seguir siendo válidas a lo largo de la vida de anaquel del producto, que en el caso de MemoryArmor es de dos años.

Propusimos ideas para el nombre del producto.

Este es uno de los pasos finales y es muy entretenido. Trabajamos con varios equipos multidisciplinarios: desarrollo de producto, redactores publicitarios, distribuidores, equipos creativos y personas de otros departamentos. Se nos ocurrió una larga lista de nombres que posteriormente debe pasar a un proceso de aprobación legal y reglamentaria. Nos aseguramos de que el nombre esté relacionado con la línea de producto, pero que a su vez sea divertido y exprese sus beneficios clave.

Mejoramos las cosas.

El lanzamiento de MemoryArmor fue una excelente forma de poner a prueba la “rapidez de comercialización”, nuestro proceso de desarrollo de productos recientemente renovado. Este nuevo proceso ha mejorado significativamente los tiempos del proceso de desarrollo, lo que nos permite llevar productos al mercado más rápido sin afectar el nivel de calidad que caracteriza a Herbalife Nutrition.

Reorganizamos el proceso de operación: en lugar de que los gerentes de proyecto supervisen 40 actividades diferentes, reunimos las tareas que pertenecen a una misma categoría y las asignamos a gerentes de proyecto especializados en I+D, procesos creativos, cadena de suministro, etc. Al principio no fue fácil porque el cambio fue drástico. Pero una vez que los integrantes de los equipos descubrieron que funcionaba, el nuevo proceso realmente redujo los tiempos de desarrollo y se mantuvo un mejor control de los proyectos, esta mejora se convirtió en algo positivo.

Querer acelerar procesos y llevar los productos más rápido al mercado, pero con la misma cantidad de personal y recursos fue una decisión corporativa inteligente. Agilizamos nuestros procesos para facilitar las actividades de nuestros empleados y seguir creando productos funcionales de calidad.

(*) Estas declaraciones no han sido evaluadas por la Administración de Alimentos y Medicamentos. Este producto no tiene la intención de diagnosticar, tratar, curar o prevenir ninguna enfermedad.