El complejo vínculo entre el peso y el cáncer

La Sociedad Americana Contra el Cáncer

Después del tabaco, los factores de riesgo más controlables para el cáncer son el peso corporal, la dieta y la actividad física. El World Cancer Research Fund estima que aproximadamente el 20% de todos los cánceres diagnosticados en los Estados Unidos están relacionados con la grasa corporal, la inactividad física y la mala nutrición y, por lo tanto, podrían prevenirse.

Sin embargo, los vínculos entre el peso corporal y el cáncer son complejos y aún no se comprenden completamente. Aunque sería impreciso decir que ser obeso o tener sobrepeso aumenta el riesgo de tener cáncer, investigaciones realizadas por la Sociedad Americana Contra el Cáncer indica que el exceso de peso corporal puede afectar el riesgo de cáncer a través de una serie de mecanismos.

Por ejemplo, el exceso de grasa corporal puede afectar la función del sistema inmune y la inflamación, los niveles de ciertas hormonas (como la insulina y el estrógeno), los factores que regulan el crecimiento celular y las proteínas que influyen en la forma en que el cuerpo usa ciertas hormonas, como la globulina. Además, la evidencia sugiere que tener sobrepeso u obesidad aumenta el riesgo de que el cáncer regrese después del tratamiento y puede reducir las posibilidades de supervivencia para muchos tipos de cáncer.

Particularmente con respecto al cáncer de seno, hemos aprendido que tener sobrepeso u obesidad después de la menopausia aumenta el riesgo de desarrollar ese tipo de cáncer. Antes de la menopausia, los ovarios producen la mayor parte del estrógeno y el tejido adiposo produce solo una pequeña cantidad. Después de la menopausia (cuando los ovarios dejan de producir estrógenos), la mayor parte del estrógeno de una mujer proviene del tejido adiposo. Tener más tejido adiposo después de la menopausia puede aumentar los niveles de estrógeno y aumentar las posibilidades de contraer cáncer de seno. Además, las mujeres con sobrepeso tienden a tener niveles más altos de insulina en la sangre. Los niveles más altos de insulina se han relacionado con algunos tipos de cáncer, incluido el cáncer de seno.

Como parte de las pautas sobre nutrición y actividad física para la prevención del cáncer, la Sociedad Americana Contra el Cáncer recomienda alcanzar y mantener un peso saludable durante toda la vida. La mejor manera de mantener un peso corporal saludable es equilibrar la cantidad de comida ingerida con la actividad física que realizas. Si tienes sobrepeso, la mejor manera de llegar a un peso corporal saludable es limitar las calorías que ingieres y quemar más calorías a través de la actividad física.

Puedes reducir la cantidad de calorías que ingieres comiendo porciones más pequeñas; limitando los refrigerios entre comidas; y limitando los alimentos y bebidas con alto contenido de calorías, grasas y / o azúcares agregados, y que proporcionan pocos nutrientes. Si bebes alcohol, también es recomendable limitar su consumo: no tomes más de una bebida por día si eres mujer o dos por día si eres hombre.

Con respecto a la actividad física, la Sociedad Americana Contra el Cáncer aconseja a los adultos que realicen al menos 150 minutos de intensidad moderada o 75 minutos de actividad de intensidad vigorosa cada semana (o una combinación de estos), preferiblemente durante toda la semana. Hacer alguna actividad física además de tus actividades habituales, sin importar su nivel de intensidad, puede tener muchos beneficios para la salud.

Además de posiblemente reducir el riesgo de cáncer, perder peso puede tener muchos otros beneficios para la salud, como reducir el riesgo de enfermedades cardíacas y diabetes. Perder incluso una pequeña cantidad de peso tiene beneficios para la salud y es una buena forma de comenzar.

 

La Sociedad Americana Contra el Cáncer no respalda ni promociona ningún producto o servicio de Herbalife Nutrition. La mayoría de los suplementos dietéticos, incluidos los productos de Herbalife Nutrition, no han demostrado ser beneficiosos para la prevención o el tratamiento del cáncer. Las personas sometidas a tratamiento contra el cáncer deben consultar con su proveedor de atención médica antes de usar cualquier suplemento dietético.