Las fiestas de fin de año son un momento para estar rodeado de amigos, familia y, por supuesto, comida. Sin embargo, muchos de nuestros platillos navideños pueden tener un alto contenido de calorías, pero un bajo contenido de nutrientes y vitaminas que nuestro cuerpo necesita.

Una forma de resistir los alimentos poco saludables esta temporada es incorporar más proteínas en cada comida y reducir los carbohidratos refinados y las grasas. Te sentirás más lleno, por lo que es probable que comas menos y reduzcas los refrigerios poco saludables.

El rol de la proteína

La proteína es importante porque ayuda a desarrollar y mantener la masa muscular magra. Es la base de los huesos, los músculos, la piel, la sangre y el tejido conectivo. La proteína también ayuda a que las comidas sean más satisfactorias y tener algo de proteína en cada comida y refrigerio ayuda a controlar el apetito durante el transcurso del día y puede ayudar a garantizar que todos satisfagan sus necesidades de proteínas, que varían según el tamaño y la composición corporal, la edad y nivel de actividad.

Los alimentos ricos en proteínas como la carne, las aves, los huevos, las legumbres y las semillas también aportan vitaminas B, vitamina E, hierro, zinc y magnesio. Entonces, cuando agregas proteínas mientras reduce las calorías vacías, obtiene el beneficio de los nutrientes adicionales que su cuerpo necesita.

Cómo resistirse a comer en exceso durante la Navidad

Aquí hay algunas formas de integrar proteínas mientras navegas por todas las tentaciones navideñas:

Come un desayuno saludable y rico en proteínas

Comienza el día con un desayuno rico en proteínas: unos 25 gramos deberían bastar. En lugar de cereales, prueba un batido sustitutivo de comidas o avena con proteína en polvo mezclada. Los estudios sugieren que esto no solo ayuda a mantenerse lleno hasta el almuerzo, sino que incluso puede ayudar a reducir tu consumo durante el transcurso del día.

Incorpora refrigerios saludables

Trata de no ir a un evento festivo con el estómago vacío. Antes de salir, come un refrigerio sustancial, como yogur griego natural o requesón sin grasa con fruta, o una barra de proteína.

También puedes traer algunos bocadillos con alto contenido de proteínas, como un puñado de nueces sin sal, una barra de proteínas o un trozo de queso en tiras bajo en grasa, por si acaso.

Se selectivo con la comida navideña

Para las guarniciones, elimina las que tienen almidón, como arroz blanco, pan, puré de papas y pasta de harina blanca. En su lugar, pon más verduras en tu plato y busca frijoles y granos ricos en proteínas, como lentejas, quinua o pasta a base de plantas.

Como plato principal, prueba una ensalada navideña con un refuerzo de proteínas de pollo magro o mariscos con edamame, tofu o frijoles como guranición.

No es necesario que evites por completo tus comidas navideñas favoritas. Un truco consiste en omitir los alimentos que puedes comer durante todo el año, como las galletas con chispas de chocolate, y en su lugar, probar las delicias especiales que solo puedes obtener en esta época del año, como el pan de jengibre.

Y no te olvides de mantener (¡o comenzar!) tu rutina de ejercicio; no solo te sentirás mejor, sino que lucirás increíble.

Susan Bowerman, M.S., RD, CSSD, CSOWM, FAND – Directora Sénior, Educación y Capacitación Mundial en Nutrición

Susan BowermanM.S., RD, CSSD, CSOWM, FAND – Directora Sénior, Educación y Capacitación Mundial en Nutrición

Susan Bowerman obtuvo su Licenciatura en Biología con Honores de la Universidad de Colorado y recibió su Maestría en Ciencia de los Alimentos y Nutrición de la Universidad Estatal de Colorado. Es dietista registrada y cuenta con dos certificaciones profesionales de la Academia de Nutrición y Dietética como especialista certificada en Dietética del Deporte, así como en Obesidad y Control de Peso; también es Miembro de la Academia.