Salud de los hombres: Consejos para optimizar tu nutrición

El viejo dicho que “los hombres son de Marte y las mujeres son de Venus” parece aplicarse cuando se trata de nutrición.

Mientras que las mujeres tienden a preocuparse por su peso y leen las etiquetas de los alimentos, los hombres suelen tener una actitud más relajada cuando se trata de sus dietas. Quizás es porque la mayoría de los hombres queman las calorías mucho más rápidamente que las mujeres, de manera que calculan que ellos pueden comer lo que quieren sin aumentar de peso.

Yendo más allá del peso corporal

La suposición parece ser que mientras que su peso está bajo control, realmente no tienen que pensar mucho sobre lo que comen. Pero ese no es realmente el caso.

El peso del cuerpo solamente es parte de la imagen. La cantidad de grasa corporal que tienes, donde se deposita la grasa en tu cuerpo, junto con la calidad general de tu dieta contribuyen a tu bienestar.

Digamos que no te ejercitas mucho, pero tu peso es razonable. No permitas que esto te engañe, podrías tener demasiada grasa corporal. Y mientras que el exceso de grasa corporal es una preocupación para todos, los hombres son más propensos a llevar ese exceso de peso alrededor de la mitad del cuerpo, que es mucho más perjudicial para la salud que la grasa que las mujeres tienden a acumular en sus caderas y muslos.

Así que mientras que mantener tu peso bajo es clave, debes hacerlo de la manera correcta.

¿Qué deben comer los hombres para tener buena salud y buena nutrición?

Simplemente comer menos sólo funciona cuando la calidad nutricional de tu dieta es mejor que la dieta promedio. Comer menos de una dieta pésima puede reducir las calorías, pero te va a faltar nutrición. En cambio, quieres acumular la mayor cantidad de nutrición en cada bocado manteniendo tu enfoque en los alimentos saludables: verduras, frutas, proteínas magras y granos enteros.

Pon un énfasis en los alimentos saludables para el corazón. Si la mayoría de las calorías de los carbohidratos provienen de las papas fritas y las gaseosas, busca alimentos como la avena, los frijoles, las bayas, las ciruelas, el brócoli y las zanahorias. Son excelentes fuentes de fibra soluble y pueden ayudar a mantener los niveles de colesterol controlados.

Considera también los mariscos con bajo contenido de grasa y calorías, pero ricos en ácidos grasos omega-3 que son saludables para el corazón. Estos deben estar en tu menú con la mayor frecuencia posible.

Para encontrar tiempo para invertir en su bienestar

Una de las mayores barreras para cuidarse es el tiempo. Es posible que estés tan ocupado que se hace demasiado fácil saltarse las comidas o agarrar algo sobre la marcha. Sin embargo, saltarse las comidas por lo general se vuelve contraproducente y acabas por terminar comiendo en exceso en tu próxima comida.

Y si no te tomas el tiempo para hacer ejercicio, adquirirás más grasa en el vientre y es posible que también tu sueño sufra. Entonces, es posible que te encuentres recurriendo a los alimentos y bebidas azucarados para impulsar tu energía debilitada, lo que solamente aumenta tu peso y el ciclo continúa.

Si omites el desayuno, establece una meta de tener una comida saludable algunas mañanas a la semana. Si no tienes tiempo para sentarte a desayunar, toma una caja de yogur y un trozo de fruta, o prepara un batido de proteínas con un poco de leche y fruta y llévalo contigo.

Si tiendes a comer a la corrida durante el día, piensa en empaquetar tu almuerzo un par de días a la semana o preparar una comida casera una o dos veces por semana. Te dará mucho más control sobre lo que comes… y cuánto.

Finalmente, durante un par de días anota todo lo que comas. Es la mejor manera de enfrentarte cara a cara con tus hábitos alimenticios, para bien o para mal. No hay nada como un examen cuidadoso de las comidas que has omitido, los bocadillos salados o una escasez severa de frutas y de verduras para iniciar una reforma de la dieta.

Susan Bowerman, M.S., RD, CSSD, CSOWM, FAND – Directora Sénior, Educación y Capacitación Mundial en Nutrición

Susan BowermanM.S., RD, CSSD, CSOWM, FAND – Directora Sénior, Educación y Capacitación Mundial en Nutrición

Susan Bowerman obtuvo su Licenciatura en Biología con Honores de la Universidad de Colorado y recibió su Maestría en Ciencia de los Alimentos y Nutrición de la Universidad Estatal de Colorado. Es dietista registrada y cuenta con dos certificaciones profesionales de la Academia de Nutrición y Dietética como especialista certificada en Dietética del Deporte, así como en Obesidad y Control de Peso; también es Miembro de la Academia.