#QuédateEnCasa relajado: 8 consejos para manejar el estrés - Yo Soy Herbalife Nutrition

#QuédateEnCasa relajado: 8 consejos para manejar el estrés

De acuerdo a una encuesta reciente, el 88% de las empresas han solicitado o impulsado a su personal a trabajar desde casa durante la pandemia de COVID-19. El distanciamiento social consecuente puede provocar fatiga emocional, física y mental, e incrementar los niveles de estrés.

Ahora más que nunca nuestra salud debe ser nuestra máxima prioridad. Identificar el estrés dentro de nosotros y saber cómo manejarlo es sumamente importante hoy en día, ya que el estrés crónico afecta nuestro bienestar y debilita la capacidad de nuestro sistema inmunitario para combatir infecciones.

La importancia de la interacción humana

Con el tiempo, los seres humanos nos hemos convertido en seres sociales rodeados de familiares, amigos y grupos de personas con ideas afines para combatir los factores estresantes de la vida y controlar nuestra salud mental.

A pesar de que ahora estamos en una era digital donde la tecnología nos permite mantenernos conectados, seguimos buscando la interacción humana, como el contacto y las reuniones presenciales para mantenernos mentalmente saludables. Así que no es novedad que algunos de nosotros estemos padeciendo de ansiedad, depresión y otros problemas de salud mental.

Puedes intervenir en tu estado mental

Sin embargo, hay formas de manejar el estrés que pueden ayudarte a ti y a los que te rodean a controlar mejor esos sentimientos y disminuir las preocupaciones. Así que, #QuédateEnCasa y sigue estos consejos:

Identifica las señales de estrés

El bruxismo, aumento de peso, cambios de humor, insomnio y dolor de espalda y en el cuello indican que estás estresado. Identificar estas señales te ayudarán a saber cuándo es el momento de poner en práctica algunas estrategias para bajar los niveles de estrés.

Conoce las situaciones que desencadenan tu estrés

Si estás trabajando desde casa o viendo las noticias y comienzas a sentir ansiedad, enojo, dolor de cabeza o en el cuello, es momento de que te levantes y te desconectes. Camina, escucha música o encuentra un espacio tranquilo para relajarte. Esto ayudará a reestablecer tu estado mental y volver a las tareas diarias.

Desconéctate diariamente

Establece horarios fijos a lo largo del día para tomar un descanso en el trabajo, o cuando ves, lees o escuchas las noticias; incluso de las redes sociales. Estar conectado las 24 horas del día puede generar tensión mental y ansiedad. Tómate el tiempo de relajarte y participar en actividades que rompan con la monotonía de tu día. Conectar con personas de confianza para hablar de tus sentimientos también puede ayudar a mejorar tu estado de ánimo.

Descubre tu lado creativo

Date el tiempo de retomar tus pasatiempos o encuentra una nueva actividad o hobby. Cambiar tu enfoque hacia algo nuevo puede ayudarte a relajarte y sentirte con más energía. Intenta preparar una nueva receta, caminar, hacer limpieza general o participar en un entrenamiento en línea para disminuir el estrés y sentirte renovado.

Relájate respirando

La respiración adecuada se lleva a cabo desde el diafragma. Cuando respiramos con el diafragma, nuestro estómago se expande al inhalar y se contrae al exhalar. Con el tiempo, olvidamos respirar correctamente y tendemos a hacerlo con el pecho y los hombros, lo cual genera a respiraciones cortas y superficiales y aumenta el estrés y la ansiedad. Ahora es el mejor momento para empezar a trabajar en tu respiración. Primero, encuentra un lugar tranquilo donde puedas estar. Después, coloca una mano en el pecho y otra en tu estómago. Cuando estés listo, inhala lentamente. Debes sentir cómo tu estómago se expande, y cuando exhalas, tu pecho debe bajar. Practicar la respiración de relajación durante 20 o 30 minutos al día disminuye tus niveles de ansiedad y favorece un estado de calma.

¡Muévete!

Mantente activo; encuentra una actividad recreativa que disfrutes. El ejercicio favorece tu salud en general y unaa sensación de bienestar, por lo que es una excelente forma de combatir el estrés. Cuando te ejercitas produces endorfinas; reacciones químicas en el cerebro que ayudan a reducir la percepción del dolor y mejorar el estado de ánimo. El ejercicio también ayuda a mejorar la calidad del sueño, que a su vez, reduce el estrés y la fatiga. Si tienes un reloj inteligente, intenta registrar 10,000 pasos cada día. Establecer una meta te ayudará a mantenerte motivado y te brindará una sensación de triunfo. 

Sigue en contacto

La comunicación con tu familia y amigos es muy importante. Puedes estar físicamente aislado, pero esto no significa que debas perder el contacto con los demás. Intenta contactar diariamente a través de medios sociales, videoconferencias o llamadas telefónicas a las personas que son importantes para ti.

Sigue una rutina

En medio de los cambios que están fuera de tu control, sé constante con las actividades que te son delegadas. Si como muchos norteamericanos, estás trabajando desde casa, establece una rutina diaria. Actúa como si fueras a ir a trabajar. Levántate a la hora que normalmente lo harías y vístete. No necesitas usar traje, pero puedes vestir ropa casual de negocios. Así pues, acondiciona una oficina donde tus interrupciones sean limitadas para así mantenerte concentrado.

Es importante recordar que el estrés es normal, pero estar informado y desarrollar técnicas para combatirlo te ayudará a mantenerte bajo control y ser más fuerte. 

Gary Small

Gary SmallM.D. Integrante del Consejo Consultor de Nutrición de Herbalife Nutrition y autor de The Memory Bible

El Dr. Gary Small es profesor de psiquiatría y envejecimiento en UCLA, donde dirige el Longevity Center, ex presidente de la Asociación Estadounidense de Psiquiatría Geriátrica y miembro del Consejo Asesor de Nutrición de Herbalife Nutrition. El Dr. Small formó parte del equipo de investigadores que descubrió el mayor riesgo genético conocido de la enfermedad de Alzheimer y es co-inventor del primer método de exploración por tomografía por emisión de positrones que puede proporcionar imágenes de la evidencia física de la enfermedad de Alzheimer en personas vivas.