Tener un sistema inmunológico fuerte es vital para una buena salud y una dieta equilibrada es un componente clave. Las personas están asumiendo cada vez más la responsabilidad y el control de sus dietas con alimentos que no solo son deliciosos, sino también nutritivos.

Los consumidores también quieren suplementos de calidad que agreguen nutrientes esenciales a su dieta, mientras que otros pueden estar interesados en productos de reemplazo de comidas para lograr un peso saludable o para respaldar su estilo de vida activo y saludable.

Pero con tantos productos en el mercado, a menudo existe información confusa sobre su seguridad y eficacia. ¿Cómo pueden los consumidores confiar en las afirmaciones de un producto cuando fuentes de noticias aparentemente creíbles a veces contradicen estas afirmaciones?

A continuación, se ofrecen algunos consejos que te ayudarán a convertirte en el mejor defensor de tu salud:

1. Revisa los ingredientes

Según un estudio reciente de Euromonitor, los consumidores están tomando cada vez más los asuntos del bienestar en sus propias manos: las vitaminas y otros suplementos dietéticos, especialmente aquellos orientados a la inmunidad, han visto picos en la demanda. Como resultado, la industria de los suplementos se ha enfrentado al desafío de brindar más acceso a la información.

El primer paso para convertirte en un consumidor informado es revisar los ingredientes del producto. Investiga un poco para sopesar los pros y los contras, y también mira lo que dicen los expertos.

Si la marca tiene un portal de atención al cliente o preguntas frecuentes, averigua:

2. Evalúa la reputación de la marca

El mercado está lleno de nuevos productos nutricionales con interesantes afirmaciones que prometen resultados convincentes. Antes de agregar un nuevo producto a tu dieta, tómate el tiempo para investigar la compañía a la que estás comprando un producto.

Aquí hay algunas preguntas que debes hacer:

Si bien probar nuevos productos es genial, es mejor confiar en los productos de una empresa con una larga trayectoria de resultados y compromiso con los estándares de calidad.

3. Sé crítico con la información en línea

Si eres un estudiante de investigación nutricional o un ávido lector de artículos de salud, puedes discernir que algunos estudios de investigación pueden proponerse probar una teoría y confirmar la suposición de que los suplementos nutricionales carecen de eficacia o pueden causar daños a la salud.

Si bien es bueno ser escéptico, también es bueno tener en cuenta que a veces los investigadores tienen un sesgo predispuesto, lo que puede ser perjudicial para la reputación de un producto y desinformar a los consumidores.

Déjame darte un ejemplo. Al igual que cualquier otra empresa de la industria de alimentos, nutrición o suplementos, Herbalife Nutrition no está exenta de ser víctima de la información errónea en línea. La calidad está en el centro de todo lo que hacemos, por lo que regularmente realizamos estudios independientes de nuestros productos y, en 2013, desmentimos la hipótesis de que se encontrarían hepatotoxinas en nuestros productos. El estudio no encontró evidencia concluyente de causalidad entre los productos de Herbalife Nutrition y la enfermedad hepática.

Desde 2005, más de 27 gobiernos de todo el mundo han investigado de forma independiente esta afirmación y no se ha encontrado ninguna evidencia de asociación con la enfermedad hepática. Para los consumidores, examinar los sesgos y los informes erróneos es fundamental para conocer la verdad sobre los productos.

4. Compara tus opciones

Ya sea que estés comprando en una tienda minorista o en línea, encontrarás una gran cantidad de productos nutricionales que son fáciles de consumir en casa o sobre la marcha: batidos de proteínas, refrigerios saludables y otros suplementos y bebidas.

Al seleccionar entre la amplia gama de opciones, tómate el tiempo para explorar el nivel de pruebas que la empresa realiza a sus ingredientes, las verificaciones de terceros (como NSF e ISO) y su transparencia de fabricación. Dichas pruebas son fundamental para garantizar que tus suplementos, vitaminas y otros productos nutricionales se creen con el mayor cuidado.

Tómate el tiempo para investigar. Revisa los ingredientes. Lee el sitio web de la empresa y descubre cómo la empresa obtiene los ingredientes para sus productos. Revisa si la empresa tiene un consejo asesor de buena reputación y, finalmente, ten en cuenta que incluso los estudios científicos pueden estar sesgados. Sé el mayor defensor de tu salud y vive tu mejor vida equipado con información fidedigna.